La albahaca

Es una planta pequeña – no, son un grupo de plantas pequeñitas. Están sentado en la encimera, mirando la cocina como una niña que es demasiada joven para cocinar.

Su hogar es un tarro, uno de los que se usa para enlatar los tomates abundantes del verano. Ese cuarteto de plantas vino del mercado en una bolsa de plástico. Estuvo vivo, feliz, brillante. Pero creo que ha contraído una enfermedad.

Tal vez tiene añoranza de sus hermanas en sus bolsas propias, todos en una caja cerca los aguacates. Quizás es una privación de minerales o una necesidad de luz real. No sé.

Pero el agua alrededor de sus raíces tiene un color de té, como si la vida de la planta estuviera pasado fuera de la planta. Sus hojas se inclinan al negro de la encimera. Estoy esperando que lágrimas caigan de las puntitas moribundas.

Qué planta triste es esa albahaca. Y no sé por qué.

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s